¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

La contaminación es fuente de la neumonía grave


A medida que la contaminación avanza, sus efectos comienzan a sentirse con cada vez más fuerza en la salud. Recientemente se encontró que los adultos mayores con una larga exposición a altos niveles de contaminación del aire podrían tener un riesgo mayor de ser hospitalizados por neumonía, según una investigación realizada en Canadá.

La neumonía es una patología que consiste en la infección e inflamación de los alvéolos de los pulmones. El diagnóstico temprano es particularmente importante para que no se torne grave, ya que si avanza demasiado puede incluso causar la muerte, especialmente en los adultos mayores y en las personas con el sistema inmune comprometido.

Nuestro estudio encontró que entre los adultos mayores la exposición a largo plazo a la contaminación del tránsito sube el riesgo de ser hospitalizados por neumonía, afirma Mark Loeb, desde la Universidad de McMaster. Y agrega que el problema es aun más grave en las ciudades cercanas a industrias como la siderúrgica, dado que empeoran el problema ambiental.
¿Cómo llegaron a estos resultados? Los investigadores trabajaron con 365 adultos mayores que vivían en la ciudad canadiense de Hamilton, en Ontario. Todos habían sido hospitalizados por neumonía en las salas de emergencia del lugar, entre 2003 y 2005.
El grupo control se formó con personas que vivían en otras áreas, cuyos niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de sulfuro (SO2) y materia particulada fina (PM2.5) fueron medidos, teniendo en cuenta que son compuestos contaminantes que se liberan como consecuencia de las combustiones de los vehículos.
Al cotejar el nivel de contaminación con el efecto sobre la salud, los investigadores encontraron que la exposición de más de un año al NO2 y PM2.5 se podría asociar con un doble riesgo de que los adultos mayores sean hospitalizados por neumonía. Por el contrario, este efecto no se encontró frente a la presencia del SO2.
Creemos que la exposición a largo plazo a la contaminación del aire podría aumentar la susceptibilidad de las personas a la neumonía, al interferir con el sistema inmune diseñado para proteger al pulmón de los patógenos, arriesgó Loeb.

Agregó que se necesita monitorear las emisiones de los vehículos, ya que el NO2 que se encuentra a nivel de la tierra proviene principalmente del tránsito.

Fuente: http://tunoticias.com/
Enviado por Julio Victorio Puzzillo