¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

Biografía del general Ángel Pacheco

¿Conocés "El Talar de Pacheco" en las vecindades de Buenos Aires?
"El Talar" por los montes de talas, arbustos que también prosperan al sur de Berisso.
"de Pacheco" por este militar argentino cuya biografía vamos a contarte.
---
Guerrero de la Independencia, de la campaña al Brasil y de la expedición al desierto, la carrera militar del general Ángel Pacheco abarca desde el combate de San Lorenzo hasta Caseros.

Nació en Buenos Aires el 14 de julio de 1795, y a los quince años de edad dejó las aulas del Colegio de San Carlos para entrar como cadete al regimiento de Patricios. Era hijo de don José Pacheco Gómez Negrete y de doña Teresa Darregrande.

Como granadero de San Martín luchó en el combate de San Lorenzo e hizo la campaña del Alto Perú. En Cuyo, el Libertador lo incorporó a su escolta; peleó en Chacabuco con el grado de capitán, y llevó a Buenos Aires el parte de la victoria. Se distinguió en la campaña del sur de Chile y en Cancha Rayada, donde salvó los depósitos del ejército patriota que habían caído en poder de los godos. Fue héroe en Maípú y recibió heridas en esta batalla que lo alejaron del servicio como inválido (1819).

Después del año 20 tomó parte activa en la lucha de fronteras contra el indio. Fue jefe del Departamento del Norte en Buenos Aires, hasta el momento de la guerra con el Brasil. Peleó en Ituzaingó y Camacuá, y alcanzó el grado de coronel.

A fines de 1828, cuando su amigo Dorrego cayó victima de un plan internacional, Ángel Pacheco fue encarcelado. Y a la caída de Lavalle volvió a la lucha, en las filas federales.

Se destacó en la guerra contra el general Paz, y en el año 40 contra Lavalle y la Coalición del Norte. En Quebracho Herrado comandó el ala derecha federal, de acción decisiva en ese combate. Alli tomó prisionero y dio garantías al coronel Pedro José Díaz. En Sancala derrotó al coronel Vilela, en inferioridad numérica de fuerzas (500 hombres contra 2.200), provocando un verdadero desastre a la coalición unitaria.

Sin duda una de las hazañas más notables de Pacheco fue la cumplida durante la expedición al desierto (1833-34), como segundo jefe de la División de la Izquierda, que comandaba Rosas. Después de limpiar de salvajes el valle del río Negro llegó a la confluencia del Limay y del Neuquén.

En 1850 ocupó una banca en la Sala de Representantes de Buenos Aires, pero su actuación militar en la campaña de Caseros, como jefe de la vanguardia, brilló por su ausencia.

El general en jefe del ejército federal, Pacheco, con órdenes y contraórdenes dudosas, permite que el ejército de invasor, al mando de Urquiza, avance sin inconvenientes hasta Morón. Retrocede las tropas federales dejando sin apoyo a Hilario Lagos. Cuando Urquiza repasa el arroyo de Márquez casi sin ser molestado, Rosas, irritado ante Antonino Reyes dirá: “Si no puede ser, si no puede ser que el general Pacheco desobedezca las órdenes del gobernador de la provincia”.

El 1 de febrero renunció al mando y se retiró a su estancia El Talar. Dejó así a la mayor parte del ejército rosista amontonado y arrinconado por la cañada de Morón. Se dice que habla sido trabajado por Urquiza, que Rosas lo sabía y que lo dejó separarse por eso mismo. La actitud posterior de Pacheco da asidero a esta opinión: los vencedores de Rosas le ofrecieron un ministerio que, a la postre, aceptó. Fue ministro de Guerra y Marina del gobernador interino Manuel Guillermo Pinto, desde diciembre de 1852 hasta el 7 de febrero de 1853.

El general Pacheco murió el 28 de setiembre de 1869, y en su sepelio pronunció una oración fúnebre Mitre.


Fuentes:

- Chávez, Fermín – Iconografía de Rosas y de la Federación – Buenos Aires (1972).
- La Gazeta Federal http://www.lagazeta.com.ar/