¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

Luján - Prov. Bs. As.: Pulverizaciones con agrotóxicos.

Las pulverizaciones con agrotóxicos, en particular herbicidas formulados en base a glifosato, en el partido de Luján, ponen en riesgo la salud de los ciudadanos de esa zona.
---
El destino productivo del país, los cultivos, la forma en que se produce, los insumos que se utilizan y la tecnología a emplear no lo deciden ni los productores ni el Estado, lo dictamina el mercado internacional a través del mecanismo de oferta y demanda. Bajo estas condiciones los grandes beneficiarios de la renta agraria no son ni más ni menos que las empresas multinacionales. En el inicio de la cadena productiva, éstas venden los insumos que fabrican e incorporan al sistema productivo a través de “paquetes tecnológicos” y luego se encuentran aquellas que exportan todo lo producido a los países demandantes generando de esta manera ganancias multimillonarias. ¿Quienes son los perjudicados en este escenario? No resulta difícil imaginar...
Estos paquetes mencionados están basados en la utilización de semillas transgénicas, que contienen genes que las vuelven resistentes al herbicida que contiene glifosato en su formulación. De esta manera y bajo el sistema de siembra directa, se reduce ampliamente el costo de laboreo para la preparación de los barbechos (período sin cultivo) y la eliminación de las malezas una vez que el cultivo ha emergido. En consecuencia, aquello que antes demandaba varias pasadas de tractor arrastrando discos, rastras, rolos, escardadores y demás implementos, traduciéndose en un elevado costo comparativo de gas-oil y mano de obra, hoy se realiza con pulverizaciones de herbicidas, principalmente a base de glifosato y 2,4-D. De esta forma se reduce la necesidad de mano de obra en el campo la cual se estima actualmente en una persona cada 500 hectáreas de agricultura. Por otra parte, y a pesar de que muchos lo nieguen, resulta indiscutible que los AGROTOXICOS (agroquímicos) utilizados hoy en día, ya sean insecticidas, herbicidas y fungicidas, poseen efectos nocivos para el medio ambiente y la salud humana.
---

Enviado por Julio Victorio Puzzillo