¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

Los escritos de Don Juan Manuel

Por Adolfo Saldías
(fragmento)

Se ha dicho que Rozas escribió en Southampton algunos libros. En la minuciosa compulsa que he hecho de todos sus papeles he encontrado fragmentos en borrador de un Recetario; muchísimos borradores de sus cartas; las cuatro primeras páginas de un libro titulado Algunos rasgos de la vida pública del General Juan Manuel Ortiz de Rozas, seguidos de una nómina de los principales documentos que, a su juicio, debía contener; su larga, variada y curiosa correspondencia con su antiguo Ministro de Hacienda (que también lo fue de Dorrego) el ilustrado don José María Roxas y Patrón la cual él guardaba cuidadosamente.

Los únicos trabajos originales que concluyó y que obran en mi archivo son: Gramática de la lengua Pampa, y Diccionario de la lengua Pampa, obras de erudición y de paciencia únicas en nuestro país, y tanto más interesante cuanto que se refiere a una raza que la civilización ha extinguido, pues, además de haberlos diezmado, es lo cierto que los indios, por las circunstancias que rodean su vida, no se multiplican como los cristianos, según la expresión de Sarmiento.

(Enviado por La Gazeta Federal
info@lagazeta.com.ar