¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

MEDIACIÓN DE SAN MARTIN (1819)


Intención mediadora

Enfrentado el Director Pueyrredón con la política artiguista, envía tropas a Santa Fe que derivaron en una guerra interna entre los porteñistas los cautillos de los Pueblos Libres, Artigas, Francisco Ramírez y Estanislao López.

Pueyrredón ordena la invasión de Santa Fe por fuerzas porteñas y hace bajar el Ejército del Norte, al mando de Manuel Belgrano, que son rechazadas por las fuerzas federales. Incluso ordena a San Martín que con el ejército de Chile repase la cordillera para apagar el incendio.

Disgustado por la falta de apoyo a su campaña libertadora, San Martín regresa a Cuyo en febrero de 1819, luego de interesar a O´Higgins para una mediación conjunta ante Pueyredón, Artigas y Estanislao López. El Director de Chile nombró como mediadores al coronel Luis de la Cruz y al regidor de Santiago, Salvador de la Cavareda.

Los mediadores recibieron instrucciones de Tomás Guido, representante de las Provincias Unidas en Chile, recomendándole tomar contacto con San Martín y actuar en concordancia con éste. Reunidos en San Luis, enviaron comunicaciones a Pueyrredón, Artigas y López.

El propio San Martín desde Mendoza, el 13 de marzo de 1819 envió un extenso oficio a José Artígas, exhortándolo a un entendimiento con el Director Pueyrredón.

El oficio de San Martín reseñaba los últimos acontecimientos y los inconveniente que éstos provocaban en su campaña libertadora, haciendo referencia a las noticias que anunciaban la preparación de una expedición española de 20.000 hombres contra las provincias del Plata:

“Bien poco me importan –decía San Martín- que fueran 20.000 con tal que estuviésemos unidos, pero en la situación actual, ¿qué debemos prometernos?
No puedo ni debo analizar las causas de esta guerra entre hermanos…pero sea cuales fueren,… creo que debemos cortar toda diferencia…Cada gota de sangre americana que se vierte por nuestros disgustos me llega al corazón.
Paisano mío, hagamos un esfuerzo, transemos todos y dediquémonos únicamente a la destrucción de los enemigos que quieren atacar nuestra libertad…Unámonos contra los maturrangos bajo las bases que Ud. crea y el gobierno de Buenos Aires más convenientes, y después que no tengamos enemigos exteriores sigamos la contienda sigamos la contienda con las armas en la mano, en los términos que cada uno crea conveniente: mi sable jamás se sacará de la vaina por opiniones políticas, como éstas no sean a favor de los españoles y su dependencia.”

El boicot a la mediación

Las razones dadas por San Martín son perfectas, pero la mediación sería boicoteada por el directorio, que no solo negaba el apoyo al artiguismo en su lucha contra la invasión portuguesa a la Banda oriental, sino que por el contrario la toleraba y facilitaba agrediendo por distintos medios a las provincias de los Pueblos Libres: Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones y la propia Banda Oriental.

En similares términos se refería San Martín en oficios dirigidos al Gobernador de Santa Fe, Estanislao López y al Director Pueyrredón. Este último contesto a los mediadores chilenos y a San Martín, negándose a aceptar la mediación en términos que dejan al desnudo los resentimientos y la mentalidad centralista que pretendía sojuzgar a las provincias y derrotar a su Protector a todo trance:

“¿Cuáles son las ventajas que Ud. se ha prometido de esta misión? -preeguntaba Pueyrredón- ¿Es acaso docilizar el genio feroz de Artigas o traer a razón a ese hombre que no conoce otra que su conservación y que está en la razón de su misma conservación hacernos al guerra? La misión –agregaba- sería un nuevo engreimiento para él y un mayor aliento a sus bandidos…”

Los comisionados habían confiado a Manuel Belgrano para que hiciera llegar los pliegos a Estanislao López y a Artigas, pero Belgrano, siguiendo estricta orden de Pueyrredón, los devuelve. Enterado de esto, O´Higgins desde Chile ordena el fin de la mediación y regreso de los comisionados.

Artigas tuvo tardío conocimiento de la mediación y de los pliegos de San Martín tal como se lo hace saber a Francisco Ramírez en oficio de agosto de 1819:

“Anteayer llegó aquí un peruano: viene de Buenos Aires…dice que dos diputados venían de Chile para su destino; y fueron tomado en la punta de San Luis…”

Fuentes:
- Reyes Abadie, Washington. Artigas y el federalismo en el Río de la Plata
- Castagnino Leonardo. Triple Alianza contra los paises del Plata
- La Gazeta Federal www.lagazeta.com.ar