¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

Pelotaris: Oscar Messina, el "manco" Teodelina

"Cacho" Barcelona (de Gral Pinto), el "manco" Teodelina.(de boina),
el "gringo" Otazi (de Blaquier) y Juan "Pirucho" Elarre" (de Pasteur)
La fotografia fue tomada en Gral. Pinto, provincia de Buenos Aires.

Oscar Messina nació en Teodelina, pequeña localidad santafecina en la "rejión del trigo", como designó Estanislao Zeballos a esa amplia faja de la pampa húmeda, y que aún los lugareños llaman "Teodolina", ya que durante años se la denominó así por error.

A los pocos años de dedicarse por entero a la pelota a paleta -aclaremos que fue así porque siempre jugó en desafíos por dinero y no en el circuito de campeonatos oficiales o "federados"- el Manco se radicó en Chascomús. Desde allí llegó, en todos los medios posibles, a cuanta localidad o almacén de campo tuviera un frontón, para garantizar presentaciones de éxito en un clima de ardorosas apuestas, entusiasmos y festejos.

Así Messina se forjó un perfil de personaje querido y admirado entre los paisanos, con ribetes novelescos. Las anécdotas que sobre él se cuentan son las esperables en todo héroe popular: ganar y dilapidar "un platal" en un mismo día, animarse a jugar en notable desventaja y vencer, convidar copas con generosidad hasta altas horas de la madrugada para festejar un triunfo, ayudar al amigo y nunca "ir a menos". El boca a boca las propagó y amplió hasta construir una verdadera leyenda, en ese ámbito genuino.
 
Esta "secreta" popularidad de la pelota a paleta tiene ahora un registro en libro. Se trata de "La leyenda del Manco de Teodelina", de Raimundo Goyanes, que reseña la vida del singular Oscar Messina -el más famoso entre los pelotaris argentinos-, y también da cuenta de la historia local de este deporte y de otros deportistas de renombre.

Pero más allá del itinerario del propio Messina, de su curiosa biografía, el libro también constituye un interesante registro de épocas y ambientes, de hábitos, prácticas y valores que las sociedades rurales y pueblerinas poseen, y de todo un abanico de conductas culturales que, aunque evidentes, suelen ser soslayadas.

Juan "Pirucho" Elarre" (local), el "manco" de Teodelina.(de boina),
Roberto "Tito" Sendín (local) y "El negro", amigo del manco.
La fotografia fue tomada en la cancha del hotel
"Los Vascos" de Elarre Hnos., en Pasteur, Pcia de Bs. As.


 Fuente: http://www.lagazeta.com.ar/