¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

Donato Di Plácido (Elfo d'Elfo)

Nació el 6 de marzo de 1893 en Torela del Sannio, Campobasso, Italia. En 1901 llegó al Uruguay, en plena niñez y orfandad. En 1907 es traído a Ensenada.
Se naturalizó como argentino en 1914. Conoció todas las tareas del campo, la ciudad, la playa, los talleres. Fue estibador en nuestro puerto y, más tarde, técnico de vías y obras del Ministerio de Obras Públicas en el Puerto desde 1921 hasta 1933. Autodidacta y Experto Civil. Ocho hijos y una multitud de nietos y bisnietos. Inventor notable y escritor de prosas y poesías.
Pero su notoriedad mundial surgió de su actividad como "espiritualista". Fundó varias cofradías locales e internacionales.
No es sencillo hablar de Donato Di Plácido. Algo así como un Da Vinci ensenadense. Con el seudónimo "Riguel" y cumpliendo con su obligación militar solamente por amor a Italia, participó de la Primera Guerra Mundial de 1916 a 1917, lo que dejó registrado en su "Diario de un Soldado". Pero a partir de esos momentos se convirtió en "Elfo d'Elfo".
Idealista. Humanista. Puritano. Pensaba que bajo el cielo del Mundo, somos hermanos. Que todos venimos a la vida y somos habitantes de "la Gran Viña". En ella confraternizamos, nos separamos, y, al final, todos integramos la gran caravana como expedicionarios que somos, aunque muchos lo ignoramos. Y al fin marchamos todos "al Gran Jurado".
Dijo una vez: "La Humanidad no tiene fronteras. Sólo las naciones las tienen".