¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

“Triste cosa es no tener amigos…!” - Una nota de Alberto Pringles

No sé el porque realmente pero a lo largo de mi también larga vida he tenido la fortuna de tener muchos amigos! Buenos amigos!

Y de algún modo siempre a su vez y en diferentes ocasiones me supe expresar sobre ellos!
Sobre lo que qué significaban ellos para mí o lo que yo sentía por ellos!

Tendría unos 12 ó 13 años terminando la escuela primaria la maestra nos pidió escribir un tema libre y yo elegí escribir sobre “La Amistad”, sobre mis amigos! Luego de entregar la composición a la maestra y de ella leerla noté que estaba muy emocionada!
Me hizo pasar al frente del aula y me pidió que yo leyera mi escrito donde entre otros narraba la pérdida de un amigo cercano.

Notaba como los semblantes de los chicos del aula iban cambiando y sus rostros reflejaban lo que les estaba ocurriendo.
Al final allí lloraban todos, incluso la maestra!
Yo me sentía incómodo por ello mientras la maestra me elogiaba delante del resto quienes se sumaban para abrazarme!

Luego la maestra me llevó hasta el Director de la Escuela Julio Roca (frente a Plaza Lavalle en Buenos Aires) quien luego de leerla le ordenó a la maestra me lleve por todos los grados de la escuela y que leyera allí mi composición! Y así fue!
Pero tal vez la más cruel de las experiencias no me ocurrió a mí personalmente pero si a mi hijo Carlos cuando tenía unos 15 o 16 años, a esa edad yo estaba detrás de él constantemente, lo controlaba, lo aconsejaba y por sobre todo le decía: “Usa siempre tu cerebro, antes de hacer algo que puede destruirte tu vida”! “Escápate de aquellos que anden fumando porquerías o tomen, etc.”!

Y en ingles le repetía: “Think, think, think”! (Pensá, pensá, pensá)! Y se lo repetía constantemente!
Era mi lema y a veces ellos me lo recuerdan! Y a su vez se lo repiten a sus hijos!

“Carlos, cuando algunos de tus amigos te digan “hace esto”, o “fuma esto”, tomate un minuto y pensa que tu padre pensara al respecto!” Y si tus amigos te dicen: “No des bola a tu padre”! Tu respuesta debiera ser: “Y a quien le voy a hacer caso? A ti, que apenas te conozco y que mañana tal vez no te vea mas, y que te importa un comino sobre mi”! “Eso vos me pedís?”
“Mi viejo será medio jodido y “muy rompe”, pero no me cabe ninguna duda me protege, me cuida y me quiere”! “Algo más”?

Se fue una noche a una reunión con sus amigos en una casa arriba sobre las sierras que rodean Los Ángeles y otras ciudades!
Después de medianoche varios de ellos lo invitaron a mi hijo a bajar con ellos en una camioneta tipo furgón a buscar más cerveza.
Mi hijo los vio bastante “alegres” y no quiso ir con ellos y se vino a nuestra casa!

Un par de horas más tarde otro amigo golpeó nuestra puerta y le hizo saber que la camioneta se había desbarrancado en la montaña y 3 de los cinco muchachos que viajaban habían muerto en el accidente!
Otro permaneció en sala de intenso cuidado por varios días conectado al pulmotor que lo mantenía con vida hasta que los padres decidieron que había llegado el momento de desconectarlo y también falleció!
El y su hermano fallecieron allí y dejaron a sus padres con la familia destruida!

Carlos es corpulento, mide 1.86 y jugaba al futbol americano y lloraba desconsoladamente ante la pérdida de dos de sus mejores amigos! No podía calmarlo ni sacarlo de la cabecera de la cama donde languidecía su amigo!
“Carlos, mi hijo, vos estás vivo porque prestaste atención a tu padre, usaste tu cerebro, tu sentido común!”
No había caso. Nada lo consolaba!
Los padres decidieron arrojar las cenizas de sus dos hijos sobre la aguas del Pacifico!

Y junto a ellos en el barco, sólo una persona que no era parte de la familia y si era el mejor amigo de ellos! Mi hijo Carlos!
Durante más de 10 o 15 años llevé en mi cartera un pequeño poema que hablaba la amistad y que lo había recortado de algún diario y de vez en cuando me gustaba leerla aunque la memorizaba! Recordaba la poesía pero no quién era su autor!
Hace no mucho la persona que menos esperaba es decir de “ARPIA” (Piera María Falduti) la publicó y aquí va:

Triste cosa es no tener amigos.
Pero más triste es no tener enemigos.
Porque quien enemigos no tiene, señal de que:
No tiene talento a quien haga sombra,
Ni carácter que abulte,
Ni valor que le teman,
Ni bien que le codicien,
Ni honor que le murmuren,
Ni razón alguna que le envidien.
Un camarada de la Fuerza Aérea, el SM Héctor Omar Rodriguez, desde Tandil me acaba de enviar un “Power Point” que adjunto* y me parece magnífico y muy oportunos de hermosos pensamientos sobre este tema de “La Amistad”!

Sí, he tenido la fortuna de tener muchos y buenos amigos!
Gracias Héctor y Gracias ARPIA!

“Piense, mi hijo"

Alberto R. Pringles
* el power point de referencia puede solicitarse vía mail al autor de la nota.
Alberto.Pringles@Argentinisima.US