¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

Si me permite Don Manuel... por Alberto Alfredo Leuco

A PROPÓSITO DEL 20 DE JUNIO.

Si me permite, Don Manuel, me gustaría decirle que usted es el espejo en el que todos los políticos argentinos deberían mirarse.

Porque usted hizo el camino inverso de tantos políticos corruptos.
La mayoría llega pobre a la función pública y sale rico.
La mayoría se enriquece ilícitamente.
Su biografía demuestra que usted hizo todo lo contrario.
Nació rico. Nació en cuna de oro porque su padre era un importante comerciante.
Por eso pudo acceder a la educación a la que accedió. Por eso Salamanca, Valladolid.
Pero se pasó la vida repartiendo su fortuna entre la gente común. Y murió pobre. Se empobreció lícitamente.
Se convirtió en una bandera de austeridad republicana.
Usted, justo usted, que es el creador de la bandera convirtió su trayectoria en una bandera y su cuerpo en el abanderado de los mejores valores que debe tener un hombre público que está obligado a servir a su comunidad.

Por eso creo que a 200 años del nacimiento de la patria llegó la hora de pedirle perdón.
Mil disculpas, Manuel Belgrano. Ojalá nos perdone.
Y si me permite, como una manera de desagravio, me gustaría decirle gracias por todo lo que hizo por nosotros.
En este Bicentenario le decimos gracias por haber protegido siempre a los más desprotegidos, a los más humildes, a los ancianos, a las mujeres y a los indios.
Por haber impulsado siempre el progreso y el bienestar de la gente.

Por darle a la tierra el carácter de generadora de riquezas y haber inventado el impuesto a las tierras improductivas. Progresismo puro.
Gracias por grabarnos a fuego en nuestra identidad esa frase maravillosa que dice que el sentimiento de libertad es capaz de transformar en héroes a los ciudadanos mas simples.
Gracias por su combate permanente contra los monopolios y todo tipo de autoritarismo.
Por haber sido miembro del primer gobierno patrio.
Por defender la libertad de prensa y la modernización.
Por haber traído de Europa las ideas mas avanzadas de soberanía y emancipación y las tres vigas maestras de la revolución francesa: libertad, igualdad y fraternidad.

Gracias por la inmensidad de su cultura. Por hablar y leer perfectamente en inglés, francés, italiano y latín. Gracias por haber redactado junto a Mariano Moreno el Plan Revolucionario que se presentó a la Junta. Gracias por decir que la patria es educación.
Por haber donado sus sueldos para construir la biblioteca pública y varias escuelas que se construyeron 170 años después.
Gracias por el coraje de haber combatido en las invasiones inglesas y por convertirse en general de la Nación cuando su formación era de abogado, economista, diplomático y periodista.

Pese a todo no dudó en tomar las armas y las estrategias militares para defender esta bendita tierra.
Gracias por haberle salvado la vida a la esposa y a la hija del general San Martín.
Ojalá alguna vez nos perdone que lo hayamos dejado morir en la más terrible de las miserias.
Vencido por las enfermedades y con el único tesoro de su reloj personal para recompensar al médico que lo asistió hasta el final.
Le confieso que me produjo un desgarro en el alma cuando leí que su cuerpo estuvo ocho días sin poder ser sepultado por falta de dinero.

Siento vergüenza histórica retroactiva. Por eso perdón y gracias, don Manuel Belgrano.
Gracias por la escarapela y por la bandera.
Y sobre todo gracias por enseñarnos, con la enseña que nos legó, que la lucha por una patria más justa es la verdadera bandera idolatrada.

Autor: Alfredo Leuco (periodista)
Enviado por: Hugo César