¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

Ser Padre - Un mensaje de Hugo César Renés

Ser padre es estar en la calma emoción de un cuarto con alguien a quien puedo llamar: ¡hijo mío!.

Es sentirse fuerte como el más fuerte de los hombres. Es sentirse dueño y esclavo al mismo tiempo. Es poder darle, a ese ser, todo nuestro amor.

Es mecer una cuna escuchando hasta la madrugada el lloriqueo de ese niño, mi hijo, y tener que trabajar al día siguiente sin haber dormido.
Es hablar con el corazón, con las manos, con los ojos, con los gestos...

Es soñar cosas, hacer proyectos, imaginar a ese pequeñito, grande, fuerte, crecido, diciendo: “¡Papá!”. Es otear el horizonte y verlo ya hecho un profesional, o apenas un hombre sencillo, honesto, leal y de palabra.
Ser padre también es equivocarse, y en esos errores nuestros hijos nos enseñan y, con humildad, aprendemos todos los días a ser padres.
Porque un padre lleno de ternura, también comete errores, los que sin oportunidad de remediar en el momento preciso, que terminan hiriendo el corazón de nuestros hijos; no obstante ello, elijamos amar en lugar de odiar; crear, en lugar de destruir; perseverar en lugar de renunciar; actuar, en lugar de aplazar; bendecir en lugar de blasfemar; dar buenos ejemplos a nuestros hijos en lugar de imitar lo que a diario debemos padecer...
Vive de esta manera y verás, por sus frutos, que no habrás vivido en vano.

En un mundo en donde los días se nos van entre obligaciones y compromisos sin poder dedicarle el tiempo que deberíamos a la familia, a la reflexión diaria, y a la conmemoración de los grandes acontecimientos, hago una pausa en mis actividades para desearles, desde el corazón, que tengan todos un ¡muy feliz día del padre !!!.
 
HUGO CESAR RENÉS
20/6/2010
Día del Padre