¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

Sarmiento: un vendedor de libros vengativo

...Sarmiento tenía un buen justificativo para odiar a Solano López. Había tratado de “civilizar” a López y a su pueblo vendiéndole sus producciones pedagógicas por intermedio de la editora Julio Belín y Cía. que había fundado en Santiago de Chile. En tal sentido le escribió en 1851 al encargado de negocios del Paraguay en Montevideo, sin que se atendiera “como correspondía” a su ofrecimiento de obras didácticas. (Carta autógrafa de Sarmiento. Montevideo, 10 de diciembre de 1851. Original en la Biblioteca Nacional de Río de Janeiro, colección Río Branco. I-50, 27, 25).

Lo que no había logrado con la “pedagogía de los libros”, ahora lo impondría con “la pedagogía de la espada”


Cuando las tropas regresaban de la Guerra del Paraguay en diciembre de 1969, lanzó una proclama en la que renovaba la vetusta artillería dialéctica mitrista con frases como “la desacordada ambición de un frenético”… “de la cadena que quería detener el progreso humano en las bocas del río Paraguay” y de “los campos sembrados por la mano del absolutismo y cultivados por al ignorancia”. Se refirió a las tropas que regresaban como “los briosos batallones que volaron a servir de antemural con sus pechos para contener la oleada de barbarie con que un tirano horrible intentara sepultarnos”, agregando que en los combates de la guerra “se habían medido dos civilizaciones distintas: el despotismo antiguo y la libertad moderna” (Sarmiento. Discursos populares. Jackson. Buenos Aires. pp 129-36).

¡ Y todo por no haber comprado las obras del padre del aula !

Fuente: La Gazeta Federal
Imagen: igolcher.blogspot.com