¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

RIDICULO COMBATE NAVAL CONTRA EL RÍO

En 1811 el gobierno realista de Montevideo, enfrentado con la junta revolucionaria de Buenos Aires, decide intimar a la junta para que retire las tropas de la Banda Oriental y el apoyo a las furzas rebeldes de Jose Gervasio de Artigas. Con tal objetivo el Virrey Francisco Javier de Elío ordena al Capitán de Fragata Angel Michelena, que con una flotilla realista haga la intimación a la junta de Buenos Aires.


El 15 de julio de 1811, el capitán Michelena se presenta ante las costas de Buenos Aires con una flotilla realista compuesta por cinco naves ligera, dos bombarderas y una lancha. La junta ni siquiera se toma el trabajo de contestar la intimación, y entonces Michelena comienza un bombardeo durante los días 15 y 16 de julio, pero desde tanta distancia de la costa que los cañonazos dan en el río.

Al principio causó entre los vecinos cierta alarma o fastidio, pero con el transcurrir de la horas, y viendo la inutilidad del bombardeo, los curiosos comenzaron a llegarse a la costa para presenciar el espectáculo.


La flotilla se retira, pero un mes más tarde, el 19 de agosto, regresa para regalarle a los porteños, desde larga distancia, otra muestra de fuegos artificiales que ningún daño hacía, ya que las bombas caían el pleno río. Las barrancas se llenaron de pobladores que festejaban los fuegos de artificio.

Las acciones eran tan inútiles y ridículas, que hasta la prensa lo tomó en forma despectiva y con cierta picardía, incitando a los realistas a que vinieran, si se animaban.

Pedro Agrelo desde La Gazeta decía: “Aún se hallaba a la una del día a una distancia considerable fuera del tiro de nuestros buques, y ya principió un cañoneo desesperado contra el río, donde inmensidad de gentes estaban siendo espectadores de su ridículo combate (…) Una gritería cubría de vergüenza a cuantos españoles sensatos presenciaban aquella escena, la más humillante que habrá tenido la marina española en todas las repetidas veces que su cobardía le ha acarreado la pifia hasta de mujeres”.

Por su parte Manuel Beruti, en sus “Crónicas curiosas”, decía: “Todas estas horas que hubo de tiroteo fue diversión para el vecindario, que lo más que estuvieron sobre la barranca pasando el tiempo en reírse de los enemigos, que tan solo de lejos hacían ruido y no se aproximaban de temer, sin poner en ejecución el bombardeo amenazado”


Fuente:
- La Gazeta Federal http://www.lagazeta.com.ar/