¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

Obediencia y otras cuestiones - por Graciela Glas

Obediencia/Biopolítica/
Biopoder/Condición Humana?????
por Graciela Glas
PRIMERA NOTA

Sigmund Freud en psicología de las masas y análisis del yo, afirma que la existencia de un líder con poder tiene efectos de identificación y de hipnosis. Las ideas del líder se constituyen en las de los sujetos, quienes se identifican entre si, colocando el Ideal del Yo en el líder al que admiran.

Debido a ello pueden satisfacer una necesidad narcisista que les justifica mantener conductas arbitrarias y agresivas que no llevarían a cabo individualmente.

Este Ideal es el sustituto del perdido narcisismo de la infancia en la que el sujeto era su propio Ideal, Yo Ideal.

La necesidad de completud narcisista arranca de la necesidad infantil de fusión con el objeto primario y el logro de la omnipotencia.

Esta sumisión al líder incastrable es origen de patologías individuales/colectivas/dictatoriales/totalitarias.

A partir de ahí no se cuestiona ya mas nada, no se reflexiona, no se emite un juicio crítico , ni autónomo: “mejor no pensar”, dado que el sujeto es hablado por un cúmulo de clichés, estereotipos, frases hechas, provenientes de un si mismo, al que atraviesan como “corpus social”.
Giorgio Agamben , filósofo italiano, explica como los griegos poseían dos palabras para denotar la vida : zoe y bios.

Zoe , era la vida pura, el simple hecho de vivir como vida fuerza o vida biológica, común a todos los seres vivos; y bios , la vida relacional que implica el lenguaje, la política y la ciudadanía, vida en sentido humano, que puede dar lugar a una biografía.

En el caso de la infancia, zoe sería = a sobrevivencia, en tanto que bios sería = a la ciudadanía y la política.

Michel Foucault planteó la palabra Biopolitica para analizar la relación del poder con el cuerpo viviente y al mismo tiempo con la construcción de subjetividad.

La biopolítica define el acceso a la vida y las formas de su permanencia, asegurando que esa permanencia se desarrolle como una situación de dominación.

(continuará)