¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

Patricia Sosa: Campaña por los tobas


Nota enviada por
edwinvazquezpr@yahoo.com
de la que extrajimos algunos conceptos fundamentales.
Si te dan ganas de participar y colaborar
escríbile a Edwin o comunicate directamente
al teléfono que figura al pie de esta entrada.
***
Esto pasó un día en una tribu en Chaco. Un día se sintieron desesperados. Hacía una semana que no comían. Algunos murieron, otros se quisieron suicidar. Una noche hicieron el ritual del fuego, la cacique Paxi Quillán tiraba azúcar para reavivar la llama y así leer el mensaje de los dioses. De pronto, en la oscuridad, por una ruta lejos, se escuchó el audio de un auto: "Y te amaré, y te amaré". Era mi canción. No la conocían. Fueron hasta el pueblo, preguntaron de quién era. Nadie les sabía decir. Hasta que en una escuela un alumno encontró mi web y vio que daba un recital en Córdoba. Entonces la cacique viajó y dejó ese sobre que abrí veinte días después.


"Somos un pueblo que está siendo acorralado, estamos sufriendo una extinción silenciosa", arrancaba. Primero se me puso la piel de gallina, después me dio miedo, se me empezaron a caer las lágrimas. Puse un aviso en mi web y empezó la colecta. En sólo 24 horas juntamos 3.600 pesos.

En el Impenetrable tomaron contacto con lo que describe como "la realidad más cruda del planeta". Kilómetros repletos de espinillo duro y entrelazado, algún que otro jabalí, claros en donde habitan puñados de familias, hasta llegar a la comunidad de la cacique Quillán. "Tenía ganas de llorar, emoción, angustia e incertidumbre. Miedo a no cumplir con ellos y miedo a tenerles miedo". Unos nenes tobas les dieron la bienvenida, dando vueltas a la plaza con banderas de colores y el grito "uh, uh, uh". En un momento, la cacique estiró los brazos y ambos grupos se dieron un gran abrazo. Patricia recuerda en especial a un señor con los ojos vidriosos, que parecía tener cataratas: "Lo abracé fuerte. Cuando volví a mirar su cara había aparecido un destello en su mirada. La desesperanza te quita el brillo. Se me materializó la soledad en mis brazos, lo cuento y me dan ganas de llorar".

Lagrimea cuando dice que para dormir algunos tienen taperas –chozas de barro– que son nidos de vinchucas, por lo tanto contraen el mal de Chagas. Otros hacen "nidos" en el medio del espinillo y se tapan con bolsas de residuos. Recuerda que a la carpa sanitaria que montaron llegó un nene envuelto en trapos de piso, en carne viva por la sarna. El médico lo sanó, lo embadurnó de remedio y entre los dos lo vistieron, pero esa noche de lluvia volvió a dormir tapado con bolsas. Cuenta que cada familia tiene unos veinte perros tan flacos y sarnosos que da asco mirarlos. Que vio hombres deprimidos y aletargados; tuberculosos sin fuerza para levantar sus brazos, chicos desnutridos con sus narices y orejas llenos de gusanos y con piojos del tamaño de arvejas. Y, sobre todo, con mucha necesidad de afecto: "Cuando les ponía el líquido para la pediculosis apoyaban la carita en mi palma. ¡necesitaban mimos!". Comprendió de golpe que estaban poniendo curitas en la herida de una cuchillada. Una de aquellas tardes recibió el llamado de Alicia Kirchner. "Patricia, ¿por qué te metiste sola ahí?", le dijo. "Se me fue de las manos", contestó ella.


¿Te puedo pasar unos números para que la gente colabore?:
Teléfono 011-154 067 1167 o caja de ahorro 9500222/46 del Banco Nación, Sucursal Pompeya.