¿Dónde estamos?

Argentina está situada en el Cono Sur de Sudamérica, limita al norte con Bolivia, Paraguay y Brasil; al este con Brasil, Uruguay y el océano Atlántico; al sur con Chile y el océano Atlántico, y al oeste con Chile. El país ocupa la mayor parte de la porción meridional del continente sudamericano y tiene una forma aproximadamente triangular, con la base en el norte y el vértice en cabo Vírgenes, el punto suroriental más extremo del continente sudamericano. De norte a sur, Argentina tiene una longitud aproximada de 3.300 km, con una anchura máxima de unos 1.385 kilómetros.
Argentina engloba parte del territorio de Tierra del Fuego, que comprende la mitad oriental de la Isla Grande y una serie de islas adyacentes situadas al este, entre ellas la isla de los Estados. El país tiene una superficie de 2.780.400 km² contando las islas Malvinas, otras islas dispersas por el Atlántico sur y una parte de la Antártida. La costa argentina tiene 4.989 km de longitud. La capital y mayor ciudad es Buenos Aires

PAPA FRANCISCO

PAPA FRANCISCO

Google+ Followers

Raíces prestadas - Cuando Daniel llegó a vivir en la Ensenada


La vida, misterio
de oculto sentido
(o sin sentido alguno)
me tomó del mar
y me trajo al río.

Su herramienta fue
por aquellos días
una jovencita
que encendió en mi pecho
el amor dormido.

Así, sin quererlo
(o quizá queriendo),
este barro denso
y su extraña gente
pudieron conmigo.

Cada día un poco
me fui transformando:
el mar se alejaba
y dentro del pecho
me crecía un río.

En sus aguas turbias
descubrí secretos
que todos los días
para no alejarme
me daban motivos.

Sus costas agrestes,
las bruscas crecidas,
un pueblo sufriente,
para mi alma inquieta
eran desafíos.

Porque había otras cosas
como las sonrisas,
el "buen día" sencillo,
la mano extendida,
apoyo de amigos.

Estaban ustedes,
almas pueblerinas
que necesitaban
otro compañero
que aguantara el río.

Y, a cambio, brindaban
estar junto a uno
haciéndolo parte
de una cofradía
con igual destino.

Acepté quedarme.
Resignarme entonces
a una vida simple
sin más pretensiones
que ser uno mismo.

Cultivé amores,
brotaron hermanos,
me nacieron hijas,
planté algunos árboles
y escribí mis libros.

En todo ese tiempo,
sin que lo notara,
profundas raíces
surgidas de a poco
me ataban al río.

Raíces prestadas
por la vida misma
con sentido oculto
(o sin sentido alguno)
ya eran algo mío.

Daniel Aníbal Galatro
Fuente: Revista Luz
Ensenada - Argentina